El tarot telefónico se distingue del tradicional en que no implica la interacción personal entre el tarotista y el consultante, sino que puede ser realizada la consulta mediante una línea telefónica.

La consulta telefónica, por lo tanto, permite romper las barreras del espacio y el tiempo entre ambos participantes de este arte. Puede que el tarotista y el cliente se encuentren a miles de kilómetros entre sí, pero aun así en cuestión de segundos logren conectar entre sí.

El tarot telefónico entra dentro de la videncia sin gabinete, que permite la atención individual, directa y personalizada entre el tarotista y el cliente. La llamada telefónica directa al tarotista será mejor y más fiable que una llamada a una oficina de ellos donde pueden conectarte con cualquiera. Esto también permite que el tarotista o vidente reconozcan el caso concreto del cliente y lo acompañen durante su camino espiritual.

mejor tarot telefónico

Breves pinceladas históricas

Los orígenes del tarot telefónico se remontan al siglo XX con la aparición de los servicios de Telefónica que permitía su uso para servicios profesionales mediante la realización de una llamada que comenzaba por los números especiales 906.

A partir de este momento surgió una revolución comercial, en todos los ámbitos, que puso de manifiesto al tarot telefónico como una manifestación empresarial que emplea el marketing para la captación de nuevos asiduos.

¿En qué consiste el tarot telefónico?

En las lecturas telefónicas del tarot el cliente puede abrir sus miedos al tarotista o vidente, contándole un conflicto que debe solucionar o cómo encauzar su vida para lograr vivir en paz o con más calma.

El tarotista escuchará atentamente y se interesará por la vida del otro, de forma que le pueda orientar mediante consejos o ideas de cómo tomar las decisiones adecuadas. Se trata de un ambiente relajado, donde se entiende que el consultante se encuentra en un sitio tranquilo y cómodo, ya sea de noche o de día.

Hay que tener en cuenta que al tratarse de un servicio telefónico debemos estar seguros de dónde llamamos y de que se trate de un auténtico tarotista y no de una estafa. Por ello muchas personas prefieren un tarotista o vidente conocido, que conozcan su situación y con el que desarrollen todo el transcurso de su experiencia espiritual.  

Tipos de tarot telefónico

Existen diversos tipos de tarot telefónico: el tarot telefónico visa y el telefónico 806.

El tarot telefónico visa

Se trata de la llamada a un número de teléfono fijo provincial, es decir, un número corriente en el que se acuerda una cantidad determinada por tiempo de la consulta. El medio de pago será mediante una tarjeta de crédito visa y se asemeja a los métodos más tradicionales de la consulta telefónica. Pueden acordarse dos tipos:

  • Una consulta larga que suele tener como mínimo treinta minutos y que permite la profundización en el tema en concreto.
  • Una consulta breve o básica de unos quince o veinte minutos que permite establecer una visión clara y rápida del asunto en general.

El tarot telefónico 806

Este tipo de tarot telefónico utiliza un servicio de tarificación adicional por el que cada minuto en línea carga un determinado importe. Por un lado, permite al consultante conocer la calidad del servicio de manera previa, pero, por otro lado, también puede ser causante de un mal servicio o un consumo demasiado rápido.

Por ejemplo, el precio por minuto llamando desde un teléfono fijo es de 1,21€ y por teléfono móvil 1,57€.

Las claves para escoger el mejor tarot telefónico

Al tratarse de un servicio intangible en el que no se produce la interacción directa entre el tarotista y el cliente, a veces puede producir desconfianza o miedo aventurarse dentro de este arte. Sin embargo, aquí te ofrecemos las dos claves principales para escoger el mejor tarot telefónico: la consulta individualizada y profesional.

Elección de un tarot particular sin gabinete

Una de las claves reside en la atención personalizada que se le ofrece al cliente. Se trata de la interacción continua entre el mismo vidente o tarotista con el asiduo, de manera que le permita conocer su caso y acompañarle durante todo el proceso.

Lo esencial es lograr un servicio privado donde el cliente sea atendido mediante un trato personal y donde se trate únicamente el tema de interés que le incumbe.

Un servicio profesional y fiable

Además de buscar una atención particular se debe acudir a los mejores y conocidas tarotistas, con años de experiencia y con prestigio profesional.

Se trata de encontrar a aquellas personas con un don natural y con una condición espiritual diferente del resto que dedican todos sus esfuerzos a las demás personas y a orientar sus vidas mediante la solución de sus problemas o consejos clave para tomar ciertas decisiones.